lunes, 11 de febrero de 2013

El corazón del Leize Gorria sigue vivo

Lunes. Nueve de la noche. Donostia. Unai Azkarate toca en el escenario. Afuera, truena y graniza. De repente, se va la luz. No importa, la música sigue en acústico bajo las luces de emergencia.
El escenario es el pub Ondarra, enfrente del Kursaal. El contexto, la jam session semanal. Maestro de ceremonias, Pablo Biurrun, alias PJ Kahuna. Suena blues y rock; otros días, toca también reggae, pop, punk, jazz, metal... cualquier estilo y cualquier músico son bienvenidos.
Las jam son un filón de voces, como la de Sara Grajal, que forma dúo y pareja con Biurrun. Otras habituales son Itxaso Terceño, Garazi, Cindy, Carlos Ngema... pero cualquier noche descubrimos nuevos talentos.
Y qué decir de la stertulias de las jam. Con el pretexto del cigarrillo, se intercambian reflexiones, propuestas y hasta besos. Un microcosmos dentro de la por lo general sosa Donostia, las jam han formado cuadrillas, grupos y hasta parejas.
Todo empezó gracias a los hermanos Birrun, Martín y Pablo, y este, el Ondarra, fue el primer escenario. después vendrían otros, pero su apogeo coincidió con la regencia por parte de la familia Biurrun de un pub ya legendario, el Leize Gorria.
El mítico local tuvo que cerrar sus puertas en 2011, y los Biurrun se fueron con la música a otras partes. Actualmente, Pablo organiza dos jam semanales, los lunes en el Ondarra y los jueves en Komplot. Ambos locales han recibido un transplante: el del corazón del Leize Gorria, y comparten la capitalidad de Jam Sebastián.

Más información:
Donostia-San Sebastián alberga tres jams, que yo sepa, a lo largo de la semana, y algunas semanas son hasta cuatro.
Dos las organiza Pablo Biurrun, alias PJ Kahuna, en el Ondarra -loslunes- y en Komplot -los jueves-.
La tercera es cada martes en el London, por cortesía de Sergio Villar.
Y la cuarta tiene lugar en el DOKA (ver su web) algunos domingos, no todos, con el nombre de Mikro irekia.

1 comentario:

Subversado dijo...

La Jam del Komplot se ha trasladado a los sábados. Y la de los lunes en Ondarra ya no la lleva Pablo, que sigue creciendo junto a Sara sobre los escenarios, aunque la voz de Grajal ya no puede crecer más.