sábado, 12 de octubre de 2013

Memoria histórica contra el día de la Hispanidad

 
En su viñeta de hoy en Gara, Tasio recuerda el genocidio que supuso el 12 de octubre de 1.492 (fecha en la que Colón llegó a América) para los nativos americanos de entonces. Es cierto que la mayoría murieron víctimas de las nuevas enfermedades que trajeron los conquistadores, pero también a espada. En la isla de Cuba, por ejemplo, no quedó ni uno (a día de hoy son de origen étnico europeo, afrodescenddiente o mezcla) por culpa de las enfermedades, la esclavitud, y la espada con forma de cruz, claro.
Los libertadores americanos tampoco se quedaron atrás. Así, en Uruguay, tras la independencia de España, tuvo lugar la Campaña del Desierto, que exterminó a los indígenas. Y los norteamericanos, tras su independencia de Inglaterra, continuaron con el genocidio a tiros de los aborígenes.
Pero no caigamos desde Euskal Herria en una memoria selectiva. La ikurrina también lleva no sólo una cruz, sino dos. Los vascos también participaron en la invasión de América, al igual que tropas vizcaínas y guipuzcoanas invadieron Nafarroa al servicio de Castilla.
La Historia da para mucho, es un arma de doble filo.

Estos días, el lehendakari Iñigo Urkullu, del PNV, recorre EE UU por motivos empresariales y aprovecha para hacerse el soberanista reclamando a los yankees genocidas apoyo para una hipotética independencia vasca en 2012.

Que no te engañen unos y otros. "La Historia es nuestra y la hacen los Pueblos", dijo Salvador Allende, pero yo prefiero creer que la hacemos las personas.

Un saludo

1 comentario:

Subversado dijo...

Bueno,prefiero creer que la Historia la hacemos las personas o EL Pueblo, no LOS Pueblos (¿Por qué dividir, cuando podemos estar unidos?).